Nueva Consulta Ver Consulta
CONSULTA
Anterior Siguiente


NUM-CONSULTA V0058-05
ORGANO SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
FECHA-SALIDA 25/01/2005
NORMATIVA RDLeg 4/2004, TRLIS, arts 87 y 96-2
DESCRIPCION-HECHOS Las dos entidades consultantes, residentes en España, están participadas por las mismas personas físicas. La primera entidad se dedica al arrendamiento de inmuebles y la segunda al comercio al por mayor de productos alimenticios. A los efectos de ordenar y estructurar el patrimonio empresarial, con la consiguiente centralización de los servicios de gestión y administración, así como para la obtención de mayor solvencia económica, se está planteando que los socios personas físicas de la segunda entidad aporten sus acciones a la primera. De esta forma se dotará de mayor solvencia económica a la entidad objeto de aportación y la entidad beneficiaria le prestará servicios de administración. Los socios aportantes obtendrán más del 5% de la entidad que recibe la aportación (5% que ya ostentaban).
CUESTION-PLANTEADA Si la operación descrita se encuadra en el régimen especial del Capítulo VIII del título VII del TRLIS y en especial si se aprecian motivos económicos válidos en virtud de lo dispuesto en el artículo 96.2 de la misma norma legal.
CONTESTACION-COMPLETA El capítulo VIII del título VII del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo (en adelante TRLIS), regula el régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos y canje de valores.

Al respecto, el artículo 83.5 del TRLIS establece que:

“5. Tendrá la consideración de canje de valores representativos del capital social la operación por la cual una entidad adquiere una participación en el capital social de otra que le permita obtener la mayoría de los derechos de voto en ella, mediante la atribución a los socios a cambio de sus valores, de otros representativos del capital social de la primera entidad y, en su caso, de una compensación en dinero que no exceda del 10 por 100 del valor nominal o, a falta de valor nominal, de un valor equivalente al nominal de dichos valores deducido de su contabilidad.”

A su vez, el artículo 87 del TRLIS, condiciona la aplicación del régimen fiscal del canje de valores al cumplimiento de dos requisitos:

“a) Que los socios que realicen el canje de valores residan en territorio español o en el de algún Estado miembro de la Unión Europea o en el de cualquier otro Estado siempre que, en este último caso, los valores recibidos sean representativos del capital social de una entidad residente en España.

b) Que la entidad que adquiera los valores sea residente en territorio español o esté comprendida en el ámbito de aplicación de la Directiva 90/434/CEE.”

A la vista de lo expuesto en el escrito de consulta, la operación de canje descrita estará comprendida entre las aludidas en el artículo 83.5 del TRLIS, puesto que la entidad beneficiaria del canje adquiere participaciones en el capital social de otra que le permite tener la mayoría de los derechos de voto de la misma y, en la medida en que concurran las circunstancias del artículo 87 del TRLIS citadas, se podrá aplicar a la operación planteada el régimen especial previsto en el capítulo VIII del título VII del TRLIS, en las condiciones y con los requisitos establecidos en dicha normativa.

Como consecuencia de la aplicación del régimen especial, no se integrarán en la base imponible de las personas físicas aportantes las rentas derivadas del canje de valores realizado y las acciones o participaciones recibidas por la entidad que realiza el canje conservan el valor y la antiguedad que tenían en en el patrimonio de los socios que efectúan la aportación.

Por otra parte, el apartado 2 del artículo 96 del TRLIS establece que:

“2. No se aplicará el régimen establecido en el presente capítulo cuando la operación tenga como principal objetivo el fraude o la evasión fiscal. En particular, el régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal. (…)"

Este precepto recoge de forma expresa la razón de ser del régimen especial de las operaciones de fusión, escisión, aportación de activos y canje de valores que justifica que a las mismas les sea de aplicación dicho régimen en lugar del régimen general establecido para las mismas operaciones en el artículo 15 del TRLIS. El fundamento del régimen especial reside en que la fiscalidad no debe ser un freno ni un estímulo en las tomas de decisiones de las empresas sobre operaciones de reorganización cuando la causa que impulsa su realización se sustenta en motivos económicos válidos, en cuyo caso la fiscalidad quiere tener un papel neutral en esas operaciones.

Por el contrario, cuando la causa que motiva la realización de dichas operaciones es meramente fiscal, esto es, su finalidad es conseguir una ventaja fiscal al margen de cualquier razón económica diferente, no es de aplicación el régimen especial.

En el escrito de consulta se indica que la operación pretendida se aborda con la finalidad de lograr una centralización de los servicios de gestión y de administración y una mayor solvencia económica, motivos que, pueden ser calificados como económicamente válidos, a los efectos de disfrutar del Régimen especial contemplado en el Capítulo VIII del Titulo VII del TRLIS.

No obstante, es necesario hacer constar que la presente contestación se realiza únicamente en atención y de acuerdo con los hechos, circunstancias y datos expresados por el consultante en su escrito, teniendo efectos sólo respecto de ellos. La existencia de otras circunstancias, previas, simultáneas o posteriores a la escisión, que no hayan sido mencionadas en dicho escrito, pudieran tener influencia en la determinación del propósito principal de las operaciones proyectadas analizadas en su conjunto, de tal modo que su concurrencia podría alterar la opinión aquí expuesta