Nueva Consulta Ver Consulta
Impuesto sociedades
Anterior Siguiente


NUM-CONSULTA V1822-06
ORGANO SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
FECHA-SALIDA 11/09/2006
NORMATIVA TRLIS RDLeg 4/2004 art. 39 - RIS RD 1777/2004 ART. 33
DESCRIPCION-HECHOS La sociedad consultante está participada por 48 empresas del sector curtidos, los cuales, ante la imposibilidad de dar un tratamiento adecuado a las aguas residuales generadas por su actividad industrial de forma individual, optaron por constituir dicha entidad para llevar a cabo la construcción de una depuradora de aguas residuales industriales y domésticas, la cual entrará en funcionamiento en el año 2005
CUESTION-PLANTEADA Se plantea si procede la aplicación de la deducción por inversiones medioambientales regulada en el artículo 39 del TRLIS, teniendo en cuenta que no son los propios productores de los residuos quienes realizan su tratamiento, sino la entidad consultante, no generadora de los mismos.
CONTESTACION-COMPLETA De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 39 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo (B.O.E del 11 de marzo), por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, en adelante TRLIS:

"1. Las inversiones realizadas en bienes del activo material destinadas a la protección del medio ambiente consistentes en instalaciones que eviten la contaminación atmosférica procedente de instalaciones industriales, contra la contaminación de las aguas superficiales, subterráneas y marinas para la reducción, recuperación o tratamiento de residuos industriales para la mejora de la normativa vigente en dichos ámbitos de actuación, darán derecho a practicar una deducción en la cuota íntegra del 10 por 100 de las inversiones que estén incluidas en programas, convenios o acuerdos con la Administración competente en materia medioambiental, quien deberá expedir la certificación de la convalidación de la inversión”.
(…)

4. La parte de la inversión financiada con subvenciones no dará derecho a deducción."

La deducción para la protección del medio ambiente se encuentra desarrollada en los artículos 33 a 38 del Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, aprobado mediante Real Decreto 1.777/2004, de 30 de julio (BOE de 6 de agosto), en adelante RIS.

En particular, el artículo 33.1 RIS, en relación con el ámbito de aplicación de dicha deducción, establece lo siguiente:

“De acuerdo con lo establecido en el artículo 39 de la Ley del Impuesto, los sujetos pasivos podrán deducir de la cuota íntegra el 10 por ciento del importe de las inversiones realizadas en elementos patrimoniales del inmovilizado material destinados a la protección del medio ambiente, consistentes en:

a) Instalaciones que tengan por objeto alguna de las siguientes finalidades:
1.ª Evitar o reducir la contaminación atmosférica procedente de las instalaciones industriales.
2.ª Evitar o reducir la carga contaminante que se vierta a las aguas superficiales, subterráneas y marinas.
3.ª Favorecer la reducción, recuperación o tratamiento correctos desde el punto de vista medioambiental de residuos industriales (…).”

Por tanto, únicamente tendrá derecho a la deducción la parte de las inversiones en bienes del activo material que se destinen exclusivamente a alguna de las finalidades previstas en el apartado a) del artículo 33 RIS, anteriormente transcrito, siempre que a su vez cumplan los restantes requisitos señalados en el mismo.
En el escrito de consulta, se plantea la posibilidad de aplicar la mencionada deducción respecto de las inversiones realizadas en la construcción de una depuradora de aguas residuales industriales y domésticas, la cual tiene como finalidad reducir la carga contaminante o residuos que las distintas sociedades, partícipes en el capital social de la entidad consultante, vierten sobre las aguas superficiales. En este punto debe recordarse que la deducción mencionada en el artículo 39 del TRLIS está destinada a favorecer aquellas instalaciones incluidas en el proceso productivo del sujeto pasivo que disminuyan la contaminación atmosférica de las aguas o favorezcan el tratamiento de residuos generados en el propio proceso. En definitiva, dicho incentivo fiscal está destinado a la reducción del impacto medioambiental generado por los propios sujetos pasivos como consecuencia de su actividad, tal y como se desprendía de la exposición de motivos del actualmente derogado Real Decreto 1594/1997, de 17 de octubre, por el que se regula la deducción por inversiones destinadas a la protección del medio ambiente, antecedente del actual régimen de deducciones por inversiones medioambientales y a la luz del cual debe interpretarse el artículo 39 del TRLIS, en el que expresamente quedaba recogido que las inversiones debían ir destinadas a la corrección del impacto contaminante de las explotaciones económicas del sujeto pasivo.

Sin embargo, en el caso consultado no se plantean este tipo de inversiones, sino otra distinta destinada al tratamiento de residuos vertidos por terceros en las aguas superficiales, pero sin que exista referencia alguna al tratamiento de los residuos o a la reducción de la carga contaminante generada por la propia explotación económica de la consultante.

Por otra parte, es condición para aplicar la deducción que las inversiones se realicen en elementos patrimoniales del inmovilizado material, y como tales deben figurar en el activo de la empresa, condición que no se cumpliría en los socios de la entidad consultante.

Por tanto, no se cumplen las condiciones para que pueda aplicarse esta deducción ni por la entidad consultante ni por las entidades que participan en el capital de la anterior.