Nueva Consulta Ver Consulta
.EN NUM-CONSULTA (V1646-07)


NUM-CONSULTA V1646-07
ORGANO SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas
FECHA-SALIDA 27/07/2007
NORMATIVA TRLIS RDLeg 4/2004 art. 10-2
DESCRIPCION-HECHOS La consultante plantea la deducibilidad fiscal como gasto de los importes de las cuotas a compensar por el Impuesto sobre el Valor Añadido, cuando se ha producido la caducidad del derecho a deducir u obtener la devolución de las mismas, por el incumplimiento de las limitaciones establecidas en el apartado cinco del artículo 99 de la Ley 37/1992, del impuesto sobre el Valor Añadido.
CUESTION-PLANTEADA Son deducibles como gasto, a efectos del cálculo de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, los importes de las cuotas a compensar por el Impuesto sobre el Valor Añadido, cuando se ha producido la caducidad del derecho a deducir u obtener la devolución de las mismas
CONTESTACION-COMPLETA El artículo 10.2 del Real Decreto Legislativo 4/2004, por el que se aprueba el texto refundido de Impuesto sobre Sociedades, TRLIS, en lo sucesivo, establece: “2. La base imponible se. determinará por el método de estimación directa, por el de estimación objetiva cuando esta ley determine su aplicación y, subsidiariamente, por el de estimación indirecta, de conformidad con lo dispuesto en la Ley General Tributaria.

3. En el método de estimación directa, la base imponible se calculará, corrigiendo, mediante la aplicación de los preceptos establecidos en esta ley, el resultado contable determinado de acuerdo con las normas previstas en el Código de Comercio, en las demás leyes relativas a dicha determinación y en las disposiciones que se dicten en desarrollo de las citadas normas.”

El artículo 16 de la Ley 20/1990, de 19 de diciembre, General de Cooperativas dispone, en sus apartados 1. al 4.: “1.Para la determinación de la base. imponible se considerarán separadamente los resultados cooperativos y los extracooperativos.
2. Son resultados cooperativos los rendimientos determinados conforme a lo previsto en la sección siguiente de este capítulo.
3. Son resultados extracooperativos los rendimientos extracooperativos y los incrementos y disminuciones patrimoniales a que se refiere la sección de este capítulo.
4. Para la determinación de los resultados cooperativos o extracooperativos se imputarán a los ingresos de una u otra clase, además de los gastos específicos necesarios para su obtención, la parte que, según criterios de imputación fundados, corresponda de los gastos generales de la cooperativa.”

El Plan General de contabilidad, aprobado el Real Decreto 1643/1990, de 20 de diciembre, dedica su Tercera Parte a las Definiciones y Relaciones Contables. Conforme a las mismas, la cuenta “678. Gastos extraordinarios” refleja:” Pérdidas y gastos de cuantía significativa que no deban considerarse periódicos al evaluar los resultados futuros de la empresa.
Como regla general una pérdida o gasto se considerará como partida extraordinaria únicamente si origina por hechos o transacciones que, teniendo en cuenta el sector de actividad en que se opera la empresa, cumplen las dos condiciones siguientes:

- Caen fuera de las actividades ordinarias y típicas de la empresa, y
- No se espera, razonablemente, que ocurran con frecuencia (..)”

Desde la perspectiva contable, la caducidad del derecho de crédito frente a la Hacienda Pública, consistente en el derecho a solicitar y obtener la devolución o deducción de las cuotas a compensar por el Impuesto sobre el Valor Añadido, correspondientes a ejercicios anteriores, como consecuencia del incumplimiento de las condiciones para el ejercicio de tales derechos, debe registrarse, a tenor de lo previsto en el Plan General de Contabilidad, como gasto extraordinario; al tratase de la pérdida irreversible de un crédito, de carácter infrecuente, y que cae fuera de las actividades típicas de la empresa.
El artículo 14.1 e) del TRLIS, establece:”1. No tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles: (...)
e)Los donativos y liberalidades.
No se entenderán comprendidos en este párrafo e) los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa ni los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes y prestación de servicios, ni los que se hallen correlacionados con los ingresos.”

Puesto que la consultante no ha ejercitado el derecho de crédito frente a la Hacienda Pública en el plazo establecido, el gasto contabilizado tiene la consideración de liberalidad a efectos fiscales, lo que determina su consideración como gasto no deducible al tratarse de la renuncia voluntaria a un derecho.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.